Solicitar Préstamo
Consultas en línea

"Puertas abiertas a la gente"


 Semanario Voces
Centro Cultural FUCAC

Conocí su existencia porque habían alquilado una enorme casona en la calle Bulevar Artigas a pocos metros de nuestra
redacción; pero allí estuvieron poco tiempo y se trasladaron a nuestra principal avenida a pocos metros de Pablo de María
donde realmente tuve oportunidad de interiorizarme con todo lo que hace esta Fundación bajo la batuta de Cesar Boné
Las puertas de vidrio de 18 de Julio 2017 se abren de lunes a viernes a las once de la mañana y teóricamente se cierran a las siete de la tarde, pero con mucha frecuencia el horario se extiende bastante más por las actividades que se realizan. Si
pasa por ahí, anímese a entrar, se va a encontrar con un enorme salón que en general da espacio a magnificas
exposiciones de fotografías o cuadros de diversos autores. No hay nadie en la puerta que lo pare, le pregunte que desea o lo mire de forma extraña, uno penetra libremente y es recién muchos metros adentro donde se encuentra con alguno de los empleados de la Fundación que se ponen a su servicio. “Casa abierta” parece ser la consigna no escrita que
orienta el funcionamiento de esta organización que vio su origen allá en el año 2011 y vaya si han tenido
visitantes desde entonces. Detrás de la Fundación se encuentra FUCAC, que es la Federación Uruguaya de Cooperativas de Ahorro y Crédito y los principales cometidos que los impulsaron para este emprendimiento para sus doscientos
cincuenta mil socios fueron tres: la educación en cooperativismo, la defensa del medioambiente y la
educación financiera.
La intención es que la Fundación apostara a promover una mayor y mejor comunicación con los socios
y colaborara con FUCAC en algunas de sus metas sociales tales como: participación en elecciones, capacitando
socios, delegados y dirigentes, haciendo un seguimiento del valor agregado cooperativo, realizando
investigación del impacto social. También se impuso como enfoque de trabajo realizar acciones
para socios del interior y asegurar alianzas con organizaciones de la sociedad civil generando proyectos
de interés para los socios y la comunidad. Si uno avanza en el espacioso local de mil setecientos metros cuadrados se encuentra que al fondo de la planta baja hay un gran auditorio que tiene un escenario
y que cuenta con capacidad para varios cientos de personas sentadas, donde se realizan diversos
tipos de actividades, desde funciones de teatro para niños y adultos, charlas, presentaciones de libros, recitales,
debates, exhibiciones de cine y conferencias.
Antes de eso una escalera a la izquierda del salón nos conduce hacia la planta alta donde funcionan
otras actividades. Me llama la atención un pizarrón que dice:
Menú del día
Yoga 15 Horas
Cine 15 Horas
Informática 16 a 19 Horas
Tai Chi 16 – 17 – 18 Horas
Es solo un pequeño reflejo del sinnúmero de actividades que se desarrollan diariamente en la Fundación,
también brindan clases de pilates, arte contemporáneo, nutrición, coro, flexibilidad, artesanía, huerta
orgánica y salud. Disponen de una biblioteca con más de dos mil cuatrocientos libros para los socios.
Lo interesante de la Fundación es su metodología de trabajo con respecto a los cursos que se brindan.
Se presta el local gratuitamente a los interesados en brindar cualquier tipo de taller y cuando llegan a determinado
número de alumnos se solicita al organizador que otorgue algunas becas para sus socios.
Ahora bien, los responsables no se quedan esperando que las personas lleguen a proponer actividades:
salen a buscarlas ; y un buen ejemplo es la política desarrollada hacia grupos de músicos y cantantes
que aún no son tan conocidos y por ende no tienen ámbitos para realizar sus recitales o conciertos. En los
últimos tiempos han pasado por el auditorio varias bandas y músicos brindando sus espectáculos.
La apuesta de FUCAC con su Fundación es desarrollar su propio camino de Responsabilidad Social Empresarial
y decidieron que iban a intentar hacer una versión uruguaya de las Cajas Populares de España,
apostando a la cultura popular, logrando inserción con la comunidad y fomentando los valores del cooperativismo.
Con una inversión de nueve millones de pesos anuales han logrado implementar un montón
de actividades muy diversas y según sus cálculos han logrado retribuir a sus socios y al público en general
con un Valor Agregado Cooperativo que sobrepasa los veintiún millones de pesos en el correr del año.
No puedo ser objetivo con esta institución que, desde el vamos, nos abrió su sede para múltiples eventos
que organizamos con el semanario. Desde un debate con los candidatos a rector de la Universidad de la
República, hasta una exposición de retratos de nuestro fotógrafo Rodrigo López. Desde el lanzamiento
de un libro hasta una mesa redonda sobre Juventud y Política.
He participado decenas de veces en otros eventos que tuvieron lugar en la Fundación y siempre me he
sentido como en mi propia casa, creo que lo mismo les debe ocurrir a las otras quinientas personas que
desfilan diariamente por el local de 18 y Pablo de María. Es un ejemplo de que es posible desarrollar
cultura ciudadana, con inventiva, esfuerzo y sobre todo muy buena onda, claro que se puede.

SEMANARIO VOCES