Solicitar Préstamo
Consultas en línea

Materiales

¿Qué son las cooperativas?



Historia de las cooperativas


Las cooperativas comenzaron como pequeñas organizaciones de base en Europa occidental, Norteamérica y Japón a mediados del siglo pasado. Sin embargo, es la Sociedad de Pioneros de Rochdale la organización que se considera como el prototipo de la moderna sociedad cooperativa y los fundadores de el movimiento cooperativo.

En 1844 un grupo de 28 artesanos que trabajan en las fábricas de algodón en la ciudad de Rochdale, en el norte de Inglaterra, estableció la primera forma moderna de cooperación empresarial, la Sociedad de Pioneros de Rochdale (foto). Los tejedores se enfrentaban a miserables condiciones de trabajo y bajos salarios, y no podían permitirse los elevados precios de los alimentos y gastos domésticos. Decidieron que la puesta en común de sus escasos recursos y el trabajo conjunto, les iban a permitir el acceso a bienes básicos, a un precio inferior. Inicialmente, hubo sólo cuatro productos para la venta: harina, avena, azúcar y manteca.

Los Pioneros decidieron que ya era hora que los compradores fueran tratados con honestidad, apertura y respeto, que ellos debían participar en los beneficios de las ventas, y que se debía escuchar su voz en el negocio. Cada cliente de la tienda pasó a ser miembro o asociado y así se aseguraba un verdadero interés de la persona en el negocio. En un primer momento la cooperativa estaba abierta sólo para dos noches a la semana, pero en tres meses, la empresa había crecido tanto que estaba abierta cinco días a la semana.

Los principios en que se basaron su forma de hacer negocios son todavía aceptadas hoy, como los cimientos sobre los que todas las cooperativas operan. Estos principios se han revisado y actualizado, pero siguen siendo esencialmente los mismos que los practicadas en 1844.

Qué es una cooperativa de ahorro y crédito?


Sustentabilidad. Igualdad. Variedad de opciones.

En todo el mundo, las cooperativas de ahorro y crédito ofrecen a sus socios mucho más que servicios financieros. Les dan la oportunidad de ser dueños de su propia institución financiera y les ayuda a crear oportunidades tales como la de iniciar un nuevo negocio, construir una casa para sus familias y educar a sus hijos. En algunos países, los socios prueban por primera vez el sabor de la toma de decisiones democráticas en sus cooperativas de ahorro y crédito.

Las cooperativas de ahorro y crédito son cooperativas financieras democráticas propiedad de los socios. Como intermediarios financieros, las cooperativas de ahorro y crédito financian sus carteras de créditos movilizando los ahorros de los socios y los depósitos más que empleando capital externo, con lo cual ofrecen oportunidades a muchas generaciones de socios. Cada socio, sin importar el tamaño de su cuenta en la cooperativa de ahorro y crédito, puede postularse para el consejo y emitir un voto en las elecciones.

Las cooperativas de ahorro y crédito existen para atender a sus socios y comunidades. Como instituciones cooperativas sin fines de lucro, las cooperativas de ahorro y crédito emplean sus ingresos excedentes para ofrecer a los socios créditos más accesibles, un mayor rendimiento sobre sus ahorros, comisiones más bajas o nuevos productos y servicios. Atienden a los socios de todos los niveles socioeconómicos, incluyendo los pobres y a todos aquéllos privados de derechos.

Las cooperativas de ahorro y crédito son lugares seguros, prácticos, que permiten el acceso a servicios financieros accesibles. Las cooperativas de ahorro y crédito ofrecen toda un agama de servicios financieros, dando a los socios mayor flexibilidad para satisfacer sus necesidades individuales. En algunos países, las cooperativas de ahorro y crédito se conocen con diferentes nombres que expresan mejor dichos servicios. Por ejemplo, en Afganistán, a las cooperativas de ahorro y crédito se les denomina "cooperativas de inversión y finanzas"